viernes, 14 de mayo de 2010

aullido



Quiero que en la comisura de mis labios
se me abra tu lengua como una flor,
quiero rasgar tu espalda y dejar en ella el testimonio
de mi caprichosa indecencia y de tu voraz vocación.

Voy a romperme las manos en tu cuerpo,
a liberar fantasías acuosas que esperaban amordazadas
a ser bebidas sin pudor.

Quiero verte llorar de gusto y
hacerte un sitio en mis brazos,
conocer tus ojos saciados y
morderte entre versos ocultos.

Quiero tirar de tu pelo para anunciarte una luna llena
despertándose desde mis pies.

Me afilo los colmillos para vencer tu lengua mojada,
para perderme en un viaje suicida,
para sentirme viva
aunque se me trastabillen los cuentos
en el desván de mi curiosidad.

Yo me araño el pensamiento imaginando batallas,
descifrando momentos en los que nos guardábamos la saliva
para mejor ocasión.

Mas esta noche confieso que quiero escurrir mis gotas de agua
entre tus sábanas planchadas,
que aúllo por gastarte la boca
y sumarte a las huellas de mi colchón.

Yo prometo guardarme el secreto

si tú prometes

descifrarme la piel.






5 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

E cando acouguen as mordeduras, entre versos agochadas, agromarán as caricias entre fonemas e os aloumiños monosilábicos guturalmente susurrados...
Calquera non ouvea!

Borja F. Caamaño dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Galeguiña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
M dijo...

Buen blog.

Escribes muy bien.

Pasé por aquí.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.