miércoles, 9 de junio de 2010

Invocación


Foto: Oro salmantino, 2009.

....

Las nubes repletas,
las aceras brillantes.
Los bancos aguados
de una primavera distraída.

La ciudad envuelta en plata,
las hojas barridas
y la piel blanca esperando
un poco de sol y de sal.

A un sol destronado
le ofrezco mi cuerpo pequeño
para que se me inyecte en las venas,
para que la boca se me llene de versos
para que en el día no me quepan los verbos,
para sentir que vuelvo a empezar.

Que la próxima vez
mis piernas perlinas no parezcan frías
en el abrazo inabordable de las arenas de mar.

4 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

E nesa mistura de sol con sal, pola Ribeira Sacra...podía darse tamén no Sil!. Un lugar para esconder incluso máis que palabras...

Bicos

José Ramón dijo...

Muy buenos trabajos en este blog
Un cordial saludo de…
Abstracción textos y Reflexión.

Juanje dijo...

Verán...

Mia dijo...

Hola, te saluda Mia, estuve visitando tu web. Esta muy interesante toda la información de tu página ... me encanta es muy completa. Tengo un directorio y me gustaria añadir tu sitio en el.

Muchos éxitos con tu web, seguro que ya lo tienes, espero tu respuesta.

Un Saludo
miarodriguezsoto@yahoo.es