sábado, 30 de julio de 2011

Ayeres

La poetisa inacabada.

La que de tanto buscar el amor se pregunta si lo terminó gastando.

La que se conmueve con cosas pequeñas pero no es capaz de retener un sentimiento. El hada incontenible que actúa como si la juventud y la belleza fuesen eternas precisamente porque es consciente de que perecen en un suspiro. La que es incapaz de pensar en pasado mañana.

Ésa... ésa.

Una que parece decirlo todo pero se calla el infinito. Una que lo ama todo y no se casa con nada. Una que un día se descubrió mujer, casi de repente, cuando se negó a fingir nunca más un orgasmo.

Ésa.

Ésa que necesita sentirse amada y libre a partes iguales. La loca de manos insaciables, la ingobernable de versos indecentes.

La glotona devoradora de historias.

Una que un día dijo te quiero y al siguiente se olvidó de cómo se hacía.

La poetisa incompleta.

Irresponsable, inconstante, dispersa, abstracta, ineficaz, distraída y perezosa.

Todo eso, a cambio de ser feliz con una gota de agua.

A cambio de tener ayeres maravillosos que siempre se mantengan siendo ayeres.
Ayeres inflados de literatura
que nunca pesen lo suficiente
como para invadir un presente.
Ayeres que nunca lleguen a ser un pasado.

2 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

Vas ter que apelar á licenza poética para lograr que os "ayeres" nunca sexan pretérito sin inundar o presente. En todo caso, como reto, manda carallo.
Bicos de hoxe

Mels dijo...

Es sorprende como esto parece expresar como me siento.
Tu forma de trasmitir las cosas es única y realmente me inspiras.
Espero ver nuevas entradas en el blog más a menudo,

Una seguidora más