lunes, 21 de julio de 2008





Un fantasma.

Yo soy el fantasma que queda del espacio de tus besos.

El que sale entre acto y acto
para la ilusión de un te quiero.

El que gime con los restos de tus abrazos.

Soy yo. Muy en silencio.

El fantasma que espera,
el fantasma de carne,
de piel, 
de anhelos.

El fantasma ciego que palpa en la oscuridad 
de los sueños.

Soy yo.

Casi etéreo,
casi hermoso,
casi vivo.

Soy yo que floto entre tus párpados
no para tenerte
ni para entenderte,
sino para recuperar
el momento
en que tus labios descosieron mis labios 
y escucharon un...

... te

 es

pe

ro...

3 comentarios:

BORJA F. CAAMAÑO dijo...

Hola galeguiña...

soy Borja, tan sólo me he dejado caer por aquí para saludar y que así tengas a mano también mi blog.

Un saludo desde el Otro Lado

Anónimo dijo...

hola:
un par de cosas.
¿hiciste este año la obra de "las troyanas" [creo recordar que ese era el titulo...]
y otra más personal...que hay de ti en lo que escribes? has disfrutado-sufrido-vivido tantas cosas hermosas y tristes?

Paulo

pd: parece que en verano todos tenemos vacaciones hasta la red...

Galeguiña dijo...

Non, este ano a Hécuba das Troyanas xa non era eu, tiven que deixar o grupo por traballo.

Unha mágoa, quedoume unha espiniña por non poder terme despedido do personaxe.

Qué hai de min? Pois as palabras. A imaxinación. Puiden ter vivido cousas fermosas e tristes, pero dende logo non exactas ás que publico aquí. Son unha especie de vampiro que se alimenta do que ve ao seu redor, sen que necesariamente lle taña pasado a él.

Ainda que, claro, a miña visión do mundo condiciona a miña forma de contalo.