lunes, 23 de noviembre de 2009

A todas las caperucitas.


Foto: Venus en porciones.

...


A las que callan por si viene el lobo,
a las que son poseídas, no amadas.

Ésas que tienen miedo de ser, de estar, de hablar...
ésas... a las que apagan la frente,
a las que encierran los ojos,
a las que diezman las manos
y la luz de la piel.

Las borradas, las silenciadas.

A todas las mujeres que alguna vez se sintieron culpables
por ser ellas mismas.

Todas vosotras somos nosotras,
en todas hay un poco de vuestro dolor.

Vuestros párpados son también los míos,
vuestros alaridos son a la misma luna
que veo yo.

Maldito el que sonríe escondiendo sus fauces
maldito el que acaricia afilando sus garras en tu piel.

Que no te nieguen,
que no te anulen,
que no te toquen.
Que no hay lobo disimulado que se atreva
a mirarte
si tú le dices:

- Soy yo todas las mujeres.

Y siéndolo todas,
no hay agujero en el mundo
no hay vertedero en la tierra
en el que pueda esconder la vergüenza de su disfraz.




6 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

Eu tamén son muller con todas as Carapuchiñas hoxe!

Enrique Vaqueiro Costal dijo...

Bellísimo Tamara, cada día mejor....

Anónimo dijo...

qué grande eres coño!

Instituto dijo...

Es fantastico!

Vienes a recitarlo el 8 de marzo?

besos

Galeguiña dijo...

onde queirades, claro!

un saúdo!

Galeguiña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.