miércoles, 10 de septiembre de 2008





Él estaba acostado en la cama y, acostada también, apoyé mi cabeza en su pecho y de esta forma mis pies besaban sus pies.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

una mueca,la cara descolgada
una difícil postura
los propios brazos cruzados por delante, las manos propias
entrelazadas por la espalda
un balanceo
sin lágrimas
un susurro enajenado, no
no es éso, un susurro
doliente
recordando la cabeza
aquélla
que se apoyó en mi pecho

antes de la partida

y ahí estaba y ahí sigue
mi figura, mi reverso
sobre la silla de un patio fantasma

porque todo es éso
tienes toda la razón
amor,todo es contacto

dice el espectro

contacto luego ausencia

Galeguiña dijo...

Qué sabio escarabajo.

Anónimo dijo...

yo le pondría una imagen con mas color.

Penelope Aurea Nuñez Suarez-Uriz

Anónimo dijo...

Corto, breve... así me gusta!!! Yo.

Galeguiña dijo...

Estefanía, lo bueno si breve dos veces bueno o lo breve si bueno dos veces bueno??

Fani dijo...

Pues eso...

Astrid dijo...

Simplemente hermoso... Sólo quien lo vive lo entiende.