miércoles, 6 de agosto de 2008






-Entonces...¿te vas?
- Me voy, y así protegeremos nuestros recuerdos de nosotros mismos.

.....

"Adiós paseaba mucho para pensar y para pensarse. Esto lo había hecho muy sabio. Solía hacerlo solo, pero se había acostumbrado.

Él, que también deambulaba buscando su camino, se lo encontró y le dijo:

- Adiós, necesito tu ayuda. He de romper un corazón y no reúno valor para hacerlo.

- Estoy aquí, no temas. Preséntame honestamente, sin excusas, y todo saldrá bien.

Caminaron juntos, en silencio pero escuchándose, hasta encontrarla.

No hizo falta que Adiós dijera nada. Ella leyó en sus ojos el peso de su acompañante.

Sólo un abrazo. Quejumbroso, lento, resignado. Y un beso. Pequeño, perdido y cierto.

Cuando ambos emprendieron el camino de regreso a sus vidas Él le dijo a Adiós:

- Gracias por ayudarme amigo. Yo solo no habría podido hacerlo.

- Yo no he hecho nada- le contestó- Me llevabas en la cadencia de tus pasos, en la lejanía de tu mirada. En las tardes monótonas y en los besos de soslayo. En cada noche desabrida, en cada caricia programada, en cada palabra vacía me llevabas. Ella me sentía. Me olía. También me esperaba, ya me deseaba. Hoy no has roto un corazón, amigo, hoy has sanado dos. Hoy has curado dos almas encerradas en el tic tac de un reloj.

Cada uno siguió su camino. Adiós siguió paseando y dejándose ser encontrado. Él siguió el suyo habiendo aprendido que un punto final a tiempo anuncia los mañanas claros y mantiene hermosos los ayeres hermosos."

....

6 comentarios:

ADRIANA dijo...

Que bonito...
Eres una artistaza.
Un besazo guapa.

Anónimo dijo...

Grande,muy grande..
Sigo buscando esa melodia perfecta para,con tu permiso, acompañarla de tus versos..

Galeguiña dijo...

Se soubera quen es...podería ser.

Bicos.

Anónimo dijo...

Adios era un tipo curioso

viviendo en la cabeza de otro tipo

pensando en ella

cómo decirlo, un sol, una cadena

un pincel que se despierta

porque no dormía

una voz que sin embargo duerme, un

fugitivo

...

eso, cómo poco, pero también otras

cosas se podrían decir

de su presencia

de su

misterio

de sus rarezas

tachables

intachables

hay opiniones

incluso de sus juegos

...

óyeme, soy el susurro

escúchame

amor mío, pues sé que perteneces

...

no tienes miedo


y tienes miedo

...

eres la mano que acarició


la herida en mis costillas

...

óyeme, yo soy el aire


escúchame, soy el sonido


la sangre por las venas,la llamada


cada vez


que eres

...

y yo, tú ya lo sabes

soy la gran afición de Adios cuando te

veo...


La despedida eterna

Galeguiña dijo...

...y yo ciega para entender estas palabras escondidas.....

Anónimo dijo...

dices ciega

...

ya caerás


quiero decir


como un cuerpo de espaldas

a la velocidad del agua

que se pulveriza

por la altura

...

caerás y me verás de espaldas, digo


las tuyas


detrás de la cortina

también las mías


mi sueño


abrazadito a los mohicanos




mírala cómo cae


tú misma


en la cascada, digo


mientras vuelas


y ves cómo retornas


a todo aquéllo que sin duda sabes


loba, cielo, animal


espiga y llama



...

...


si quieres saber más

...


sólo queda regresar

a la habitación de la que partiste


aquélla de la que partiste la que

te fugaste




esta vez


como yo


también mi amor


alguna otra

...


pd: y sin embargo si lo hicieras, si regresaras digo, sólo encontrarías los escombros de una civilización que está perdida

del hotel ya sólo quedan los rescoldos



...

pero si sales


si caminas lejos


si avanzas incluso más allá de los

rugidos


esto te cuento


si te aventuras en la selva

si la cruzas


quién sabe


ir lejos

muy muy lejos, digo


quiero decir


aún es una pena

verme casi sin ropa

corriendo entre los árboles

mientras trabajo el hambre


soy un apestado, un elefante

humano, una araña

un pez, un oso

ya casi empiezo


el hambre, digo, y mi musculatura

aún

oculta

entre montañas de veneno y grasa

...

un monstruo apenas


un monstruo apenas, digo



y sin embargo humano